Trastornos ilustrados es un pueblo imaginario, salido de la enredada cabeza de algún loco, cuyos habitantes mueren únicamente de cáncer, salvo que opten por el suicidio, y tienen por lo menos un ritual obsesivo que evita maleficios y reemplaza angustias.